jueves, 28 de julio de 2011

Moot 1996 - Ceremonia de inauguración



Arriba distintos momento de la inauguración del Moot´1996 en la ciudad de Mérida, Edo Mérida.

A la izquierda Eduardo Drachemberg , jefe de campo del evento en el momento en que clavaba el hacha de campamento.

Contribución de
Scouter Carlos Uzcátegui
Grupo Paramaconi - Dtto Guaicaipuro - Reg Miranda

martes, 26 de julio de 2011

Apoteósica fue la llegada de Petit i Carmona


Artículo de prensa del Diario Panorama (Maracaibo) el 31 de julio de 1937 reproduciendo el reportaje publicado por el Diario El Heraldo el 28 de julio de 1937 sobre el retorno a Caracas de Rafael Angel Petit y Juan Carmona luego del Raid Pedestre Caracas Washington iniciado el 11 de enero de 1935 y finalizado el 16 de junio del 1937.

Destaca el reportaje que 24 horas bastó a la Panamerican Air Lines retornar al país a los atrevidos anderines el recorrido que les llevó 29 meses a pie.

Atilio Zuleta comandó la delegación del Zulia que se transladó a la capital a darle la bienvienida a los caminantes.  Los padres de Carmona conmovieron a los asistentes al acto con las lágrimas de alegria por el retorno de su hijo. Además de la Federación de Boys Scouts (Exploradores) de Venezuela participaron en el festejo el Deportivo Español y la Asocación de Cronistas Deportivos.

Luego de la recepción en el aerodromo de Maiquetía, se trasladaron a Caracas en un carro descapotable hasta la Plaza Bolívar donde escucharon el marcial Himno Nacional y los victores de los asistentes y el obsequio de un ramo de flores de parte de una tropa de Girls Scouts.  Seguidamente se trasladaron al Cuartel General de los Boy Scouts en la Quinta Los Samanes de el Paraiso.

En la noche la emisora radial Ondas Populares recibió la visita de Petit y Carmona junto con miembros del Deportivo Español para participar en la transmisión de un programa especial.

domingo, 24 de julio de 2011

Invitacion a la LX Asamblea Nacional Scout



Para esta fecha se toma como inicio de la Asociación de Scouts de Venezuela el año de 1913, año en la cual Ramón Ocando Pérez funda la primera patrulla scout en la ciudad de Maracaibo.

Colaboración de
Museo Scout Ramón Ocando Pérez
del Grupo Scout San Sebastián - Región Zulia

lunes, 18 de julio de 2011

Federación de Boy Scouts (Exploradores) de Venezuela


Aviso de prensa publicado en el Diario Panorama (Maracaibo) el 31 de julio de 1937 en el cual informa al publico en general que solo la Entidad Zulia de la Federación de Boy Scouts (Exploradores) de Venezuela es la única autorizada a solicitar apoyos económicos para ayudar a los hermanos scouts Rafael Angel Petit y Juan Carmona.

sábado, 16 de julio de 2011

3a reunión Asamblea Nacional Scout 1938





Tercera reunión de la Asamblea Nacional Scout ordinaria de 1938 celebrada el 17 de diciembre de ese año. Esta asamblea legalmente fue la primera asamblea ordinaria realizada por la institución tal como establece el ordenamiento jurídico e institucional.

En esta sesión se aprueba el Reglamento de Debates y se inicia la discución de modificaciones estatuatarias.

martes, 12 de julio de 2011

domingo, 10 de julio de 2011

Twelve pairs of boots


El artículo, fue escrito por Philip L. Scruggs, y apareció publicado en la revista Boys' Life en julio de 1937 y narra la aventura del Scouter de origen español Juan Carmona y el Guía de Patrulla venezolano Rafael Angel Petit; que juntos realizaron un raid de más de 16.000 kms, desde Caracas - Venezuela hasta Whasington - Estados Unidos de América y tuvieron la fortuna de asistir al primer Jamboree Nacional de la BSA.

La traducción reza:

"Doce pares de botas"
por
Philip L. Scruggs

En la selva tropical a veces puedes viajar sin oír ningún ruido o ver algún ser viviente. Pero al caer la noche (y la noche cae rápidamente, esta llega como una cortina de oscuridad que abruptamente cae sobre el mundo), la jungla cobra vida. Las grandes bestias salen a merodear por comida. El jaguar, el felino más grande de Centro y Suramérica, acecha su presa. Los animales pequeños y tímidos, bajo la oscuridad de la noche, acechan a los aún más pequeños. Los monos ahullan en las copas de los árboles. Hay chirridos, crujidos, gruñidos y gritos aterradores. Hay una sensación de peligro y amenaza alrededor de uno. Aquello que parece una gran raíz puede ser una gigantesca boa esperando pacientemente a su próxima víctima. Un destello repentino, los ojos de un merodeador nocturno que desaparecen rápidamente.

Durante el día el techo de la selva se cierra a toda la luz del sol de manera que uno se mueve a través de una especie de penumbra, como estando en una catedral a oscuras. Los insectos pululan a tu alrededor, te pican y dejan como resultado un escozor enloquecedor. Algunas veces un pájaro de brillante plumaje revolotea entre las ramas, como un repentino dardo de color. Los monos parlotean o corretean silenciosamente entre las ramas hasta llegar al techo de la jungla. Una gigantesca serpiente, una boa o tal vez una cascabel, puede estar enrollada en medio de tu camino, una masa brillante de muerte o quizás la venenosa serpiente de coral, que puede deslizarse casi hasta tus pies. O si no, una iguana grande puede salir a la luz, un reptil muy bien recibido, por su tierna carne blanca, que es un delicioso regalo de la selva.

En la temporada de lluvias, cuando grandes aguaceros inundan la selva durante más de dos meses, la tierra se convierta en un gran pantano. Es cuando cada paso debe hacerse cuidadosamente. Todo está húmedo y caluroso y una niebla girando sobre el mundo visible. La malaria, a menos que se disponga de la dosis correcta de quinina, es casi inevitable. El viaje se hace tan dificil que es sólo ignorando lo que parece imposible que se puede seguir adelante.

Pero llega un momento, en el que uno se acostumbra, y en el que todo pasa a ser fascinante y hermoso, todo está tranquilo, quieto, y se puede examinar libremente las maravillas de una rica flora y fauna. Un ciervo pequeño puede hacer una pausa por un momento en su camino. Un escarabajo, brillando como una joya, puede realizar una pausa de algunos minutos, una mariposa, una flor exótica, un árbol lleno de flores o cargado de frutos deliciosos. Con la familiaridad y la experiencia, la selva puede ser un lugar en el que no tener miedo, aunque siempre será un lugar donde se deben dar los pasos con cautela.

De esta manera Rafael Ángel Petit, Guía de Patrulla de Caracas - Venezuela y su compañero, el Scouter Primera Clase Juan Carmona, narran el prefacio de su raid de dieciséis mil kilometros que han realizado desde Caracas hasta Washington, DC, para asistir al Jamboree Nacional de los Boys Scouts de America. Desde Caracas, "la ciudad de la eterna primavera" en Venezuela, "la pequeña Venecia", que toma su nombre de los palafitos indios construidos sobre el agua que vieron cuando llegaron los primeros exploradores.

El 11 de enero de 1935, partieron de Caracas, con las bendiciones del entonces Ministro del Ejército y la Marina, Gral. Eleazar López Contreras, que ahora es el Presidente de Venezuela. El Gral. Contreras los equipó con la munición regular del ejercito de 45 kilos de peso. El resto del equipo era el estándar que usa un Scout. Su objetivo era Washington D.C. El lema de su viaje fue "¡Llegaremos a Washington, o moriremos con gusto!". Y en varios momentos de su épica aventura, ellos pensaron que sería más bien "morir".

Gradualmente se fueron acercando a la frontera con Colombia donde la Cordillera Este, un estribo de los Andes, se eleva por encima de la meseta. Ahí, en la zona de García Rovira enfrentaron su primera dificultades reales. En las montañas, en la noche, hacía frío, la atmósfera enrarecida, las grandes colinas extremadamente abruptas y difíciles de superar. Les tocó tres días cruzarlos, el primer escollo de los muchos que le seguirían.

Después de esta iniciación en los peligros de un viaje por tierras extranjeras, continuaron hacia Bucaramanga, una ciudad de 40.000 habitantes y desde donde siguieron por el sur hacia Bogotá. la capital de Colombia, acostumbrándose en esta etapa del raid, a lo que sería la dura rutina de todo el viaje: buscar alimento, cruzando lechos de ríos y encontrando un lugar seguro para dormir.

Desde Bogotá cruzaron el valle del gran Río Magdalena, girando hacia el noroeste hacia El Choco Colombiano, la gran región selvática de Colombia, que se extiende a lo largo de 804 kilómetros hacia donde se encuentra con la densa jungla de Panamá. Hasta donde los Scouts sabían, ningún hombre no indígena había cruzado la selva, sin embargo, ellos lo hicieron con valentía, encontrando los obstáculos que la naturaleza ideaba como barreras para el hombre. Bestias salvajes, serpientes, densa maleza, y agua, agua, agua! Alcanzaron El Choco al inicio de la temporada de lluvias, cuando la selva se convierte, teóricamente, en territorio impracticable. Ellos ignoraron la teoría.

Ningún rayo de sol penetraba el techo de la selva. La densa maleza, viñedos, hierba, hacían una enmarañada barrera sin fin ante ellos y la tierra bajo sus pies estaba cubierta de agua, tanto que a ratos caminaban a través de agua que llegaba a sus cinturones. Frecuentemente cruzaron arenas movedizas o tremedales que tuvieron que cruzar con tres troncos. Siempre, día tras día, interminablemente, ellos usaban sus pesados machetes, grandes cuchillos para crear caminos a través de la barrera.

De vez en cuando lo mejor que podían caminar eran poco más de tres kilómetros, mientras que en espacio abierto estaban acostumbrados a caminar 40 kilómetros. Por días y semanas, era como una pesadilla: -cortar, cortar, cortar- usualmente con pasos traicioneros, con ejambres de insectos las nubes, con ataques enervantes de malaria, cenagales temblorosos a ser cruzados, o dar pasos lentamente a través de los árboles.

En la noche, por alrededor de un mes, durmieron en altos árboles, para alejarse de los animales.

La visión más terrorífica fue una boa gigante, de 20 pies de largo, o una cascabel, la serpiente venenosa más grande del mundo. Veían ocasionalmente jaguares, y siempre atentos para evitarlos. Pero contra los insectos no se podía luchar. Ni siquiera un fuego podían hacer que sirviera para alejarlos. Hacía largo tiempo que su mascota, un perrito, había muerto por una mordedura de serpiente. Pero ellos nunca fueron atacados por una serpiente, aunque las veían constantemente. Cuando conseguían algún lugar seco para acampar, esparcían alrededor un líquido preparado por los indígenas, que las alejaba. Ninguna se acercó, por lo que probablemente funcionó.

Fue ahí, en El Choco, que Carmona y Petit vivieron la experiencia más aterradora que les ocurrió en un período de 24 horas.

Durmiendo en lo alto de un árbol, se despertaron por sonidos de arañazos, como si un gran animal estuviera trepando el árbol. Asustados, incapaces de moverse de donde estaban, dispararon y casi de inmediato el sonido cesó. Ellos recuerdan que pasaron aquella noche en vela, pensando que algún animal de la jungla los estaba acechando, y al amanecer vieron el cuerpo de un jaguar en la base del árbol. Tuvieron suerte de matarlo, pero al echar la vista hacía atrás, recuerdan aquella noche como una de las más terroríficas. Sin embargo la experiencia no había terminado.

Poco después, cuando se detienen para descansar, descubren que estaban siendo rastreados: un segundo jaguar los estaba siguiendo. Juan Carmona se vió obligado a hacer otro rastro por sí solo, para despistar al jaguar, mientras Rafael Petit se quedaba vigilando, sin saber en qué momento el jaguar podría acercarse y atacar. Pero al final, hacia la tarde, el jaguar se debió cansar de rastrearlos y desapareció. Esta experiencia los hizo ser más cautelosos, hacer guardias de noche y apreciar más el alto de los árboles.

Nada de esta selva se podía omitir, haciendo que fuera peligrosa y difícil de transitar. Todos los demás hombres que se dirigían hacia el norte, tomaban un bote cerca de El Choco. Pero a Carmona y Petit les tomó un mes en ser los primeros hombres en atravesarla, y sólo para continuar a través de la terrible selva de Panamá.

Luego de El Choco, se internaron en la selva de Panamá, en la Costa de San Blas, donde viven las más peligrosas tribus de indígenas centroamericanos. Guiándose por su intuición, logran ubicarse en el mapa, después de una dura semana completamente perdidos, vagando prácticamente a ciegas a través de la densa maleza, sin saber a ciencia cierta dónde tenían que girar.

No pasa mucho tiempo hasta que se encuentran con los miembros de la tribu de San Blas, que en un principio se mostraron hostiles, hasta que algunos de ellos que hablaban un poco de español, convencieron al resto de las buenas intenciones de los Scouts y que por tanto eran inofensivos. Aun así, algunos permanecieron recelosos de ellos, pero por fortuna los Scouts quedaron bajo la protección de Inapakina, el jefe de la tribu, quien insistió en hospedarlos de la mejor forma posible.

Finalmente, después de dos días de hospitalidad, fueron escoltados hasta la frontera del territorio de la tribu y deseándoles suerte en el resto de su viaje.

Por un mes que duró el viaje por esta región, Carmona y Petit vivieron prácticamente alimentados de cocos, haciendo que al final los aborrecieran, pues otros tipos de alimentos eran muy escasos. Tenían que aceptar cualquier cosa que los ayudara a sobrevivir. A medida que eran más duras las condiciones, cada vez más perdían importancia el aspecto y el sabor de los alimentos. Delicias como la iguana eran escasas. Algunos de los pájaros que comieron estaban lejos de ser apetitosos. Y los monos, si bien satisfacían el hambre, no era una comida muy apetitosa.

Después de seis meses a través de la jungla, finalmente alcanzan la Zona del Canal; llegaban al Canal de Panamá. Eso fue realmente un placer. Un lugar donde descansar, con condiciones de salubridad, comida de verdad y agua potable. Un lugar donde dormir con seguridad y de manera confortable, y lo más importante: secos. Un lugar donde pudieron disfrutar de las ventajas de la civilización, que hace tiempo habían dejado atrás.

El largo viaje a través de Costa Rica y Nicaragua los llevó hasta Honduras sin que tuviera a lugar nada especialmente interesante. Tan es así, que todo aquello que nos podría parecer peligroso y emocionante, se había vuelto rutina para ellos. Sin embargo, en Honduras se encontraron con nuevos peligros que enfrentar y se vieron hasta amenazados de muerte.

Una revolución estaba en pleno desarrollo y soldados revolucionarios hondureños los capturaron y los llevaron a prisión, acusándolos de ser espías. Las explicaciones eran inútiles, sus credenciales como Scouts no ayudaban en nada, pues los soldados no sabían ni leer ni escribir. La situación se había vuelto desesperanzada, hasta que tres días después llegó el comandante, quien examinó y verificó sus credenciales y finalmente los liberó.

Pero las dificultades en Honduras no habían terminado. Viajando de noche, con Carmona a la cabeza, sin su revólver, fue atacado por bandidos que lo retuvieron y al poco tiempo también capturaron a Petit. Les robaron el dinero, pero aparte de los golpes sufridos durante el forcejeo con los bandidos, no sufrieron mayores daños, y una vez más fueron liberados y a continuar con su camino.

El siguiente país fue el Salvador, el cual cruzaron con pocos incidentes, excepto por la falta de cordialidad por parte de los Salvadoreños, tal como sucedió en Honduras. Carmona y Petit piensan que esto es derivado del hecho de que en estos dos países de momento, no hay presencia del movimiento Scout y por tanto lo desconocen.

Una vez en Guatemala, cruzaron cientos de kilómetros de bosque y selva, sin llegar a ver a ningún ser humano alrededor.

Dejando atrás Guatemala, comenzaron a cruzar el sur de México a través del estado de Chiapas, donde no encontraron otra alternativa que seguir las vías del tren con dirección a Córdoba, mucho más al norte de donde estaban. En su mapa, ellos estiman ese recorrido por las vías del tren en alrededor de 1.930 kilómetros. La mayoría de este camino lo realizaron de noche, para evitar encontrarse con los indígenas del sur de México, de los cuales les habían advertido. Desde Córdoba hicieron el camino del altiplano que los llevó hasta México D.F.

En México fueron regiamente recibidos por la organización nacional Scout y por las autoridades locales. Pero ni siquiera así sus problemas habían terminado. Estando a 800 millas de Laredo, en la frontera con Texas, les fue negada la entrada a los Estados Unidos. Había un problema con sus pasaportes, y desconcertados ante la burocracia diplomática, se vieron obligados a devolverse hasta México DF, para resolver el problema ante el Consulado Venezolano en México. Para cuando lograron volver a Laredo era el 25 de enero de 1937, casi dos años después de su partida de Caracas; finalmente entraban en territorio estadounidense.

En San Antonio, compraron un pequeño carro, al que le construyeron una pequeña caja, y a partir de ese momento llevaron en "la carrucha" todo su equipo.

En Dallas fueron recibidos por los oficiales de la Exposición de Pan-American, pidiéndoles que se quedaran para la apertura de la exposición. Pero como ésta estaba planificada para junio, ellos no se podían quedar si querían completar su objetivo de hacer todo el camino a pie hasta Washington y asistir al Jamboree. Aun así, fueron nombrados embajadores oficiales de la exposición, e invitados a asistir a la misma con todos los gastos pagos. Todavía ellos no sabían si lo podrían hacer.

A lo largo de todo su épico recorrido, han sido recibidos muy cordialmente por los Scouts y las autoridades oficiales por donde pasaban, con excepción de Honduras y El Salvador. Sus notas de viaje están llenas de fotos, notas de prensa y parte del material que usaran para escribir un libro contando sus experiencias.

Sus credenciales Scouts fueron suficiente para entrar en casi cualquier sitio. En términos generales, ellos sienten que han demostrado el valor práctico del Escultismo. Sin las habilidades Scouts, declaran ellos, hubiera sido prácticamente imposible embarcarse en semejante viaje. Cada día, mejor dicho a cada hora, encontraron la utilidad que les confería las habilidades aprendidas en los Scouts, algo necesario y valioso, que en más de una ocasión les salvó la vida. Pero añaden con énfasis que no lo volverían a hacer, y aconsejan que nadie intente hacer ese raid.

En sus propias palabras: "Ahora que la parte dura del viaje ha acabado, nosotros sentimos que ha valido la pena. Lo hemos disfrutado, aún a pesar de los momentos duros vividos, de sufrimiento y de ver la muerte tan cerca de nosotros. Pero todos los obstáculos que encontramos, pudieron ser superados. Todo el miedo que teníamos, y no éramos ajenos a él, se vio remplazado por una confianza en franco crecimiento a base de experiencias y por la necesidad de estar siempre listos y alertas.

"Nosotros, Rafael Ángel Petit y Juan Carmona, Boy Scouts de la República de Venezuela, hemos caminado diez mil millas para saludarlos con hermandad, para darles un aplauso de Hermandad Scout. No hay jungla intransitable, río ni montaña lo suficientemente alta, enfermedad, sed o hambre, que puedan parar el alcanzar los objetivos de ciudadanía y hermandad internacional del Movimiento Scout. Todos los Scouts que hemos encontrado a lo largo del camino, se nos unen a la hora de saludarlos. Nosotros hemos desgastados doce pares de botas para estar con ustedes en el primer Jamboree Nacional."


Fuente de la Traducción
http://clanroverorion.blogspot.com/2012/02/pares-de-botas-la-aventura-de-petit-y.html

viernes, 8 de julio de 2011

1er campamento lunar



Postal autografiada a los scouts de Venezuela de los tripulantes del Apolo 11 (Neil Armstrong, comandante de la Misión Apollo 11, Michael Collins, piloto del módulo de comando, and Edwin " Buzz" Aldrin, piloto del modulo lunar), primera expedición que pisó suelo lunar.

Los tres astronautas fueron en su juventud scouts en los Estados Unidos.

Reproducciones de esta foto fueron distribuidas como promoción de los scouts en diciembre de un Servicio Scout Navidad 1973
Contribución de
Guillermo Heilbock

miércoles, 6 de julio de 2011

Federación de Boy Scouts (Exploradores) de Venezuela


Aviso de prensa publicado en el Diario Panorama (Maracaibo) el 31 de julio de 1937 sobre una convocatoria a la comunidad scout para el recibimiento en la ciudad de Maracaibo de los scouts Rafael Angel Petit y Juan Carmona luego de su retorno a Venezuela luego del Raid Pedestre Caracas Washington.

Detalla la convocatoria que los scouts con uniforme o sin el deberán asistir al Cuartel General en Bella Vista el 1ero de agosto a las 4:00 pm.

Los scouts que poseyendo uniforme no asistan a la convocatoria, no les será autorizado portar el uniforme el día del arribo de Petit y Carmona.





lunes, 4 de julio de 2011

2a reunión Asamblea Nacional Scout 1938




Segunda reunión de la Asamblea Nacional Scout ordinaria de 1938. Esta asamblea legalmente fue la primera asamblea ordinaria realizada por la institución tal como establece el ordenamiento jurídico e institucional.
En esta reunión se fijó los puntos a tratar en la asamblea, a saber:
Informe de la Comisión Revisora de la Memoria y Cuenta del Comisionado Nacional
Reuniones nocturnas de las tropas de menores en el Cuartel General
Censo Scout de la República
Reglamento Interno de las tropas

La lectura del acta permite concluir que la misma se desarrollo en un clima de conflictividad

sábado, 2 de julio de 2011

Venezuelan explorers returned


Noticia publicada en la sección en ingles del Diario Panorama (Maracaibo) el 29 de julio de 1937 reportando el retorno a Venezuela de Rafael Angel Petit y Juan Carmona

La traducción reza:
EXPLORADORES VENEZOLANOS REGRESARON

Caracas, Julio 27 (Radiograma) - Hoy, a las 12:45 p.m., los Boy Scouts Petit y Carmona (nativos del Estado de Zulia) entraron en la Capital en medio del entusiasmo y la animación de una gran multitud que luego se trasladó a la Plaza Bolívar Nota: Los scouts Petit y Carmona salieron de Caracas hace dos años y cubrieron a pie toda la distancia hasta Washington, pasando por las más salvajes selvas de América y sufriendo innumerables incidentes en su notable hazaña. Tanto Petit como Carmona llegarán a Maracaibo dentro de unos pocos días y muchos preparativos se planean para su recepción

La nota de prensa erroneamente dice que Carmona es nativo del Estado Zulia, cuando en realidad es de nacionalidad española.